La actividad del diseñador se desarrolla en el límite de la reflexión humanística y de la acción técnica. Desde el diseño de un objeto de uso doméstico, hasta la organización espacial de un volumen, todo aquello que contribuya a crear un ambiente que favorezca una existencia digna sobre nuestro planeta es objeto de investigación del diseñador.